0

Cumpleaños

Posted by Goro on 2:05:00 a. m.
Creo que a algunos les fascina su cumpleaños, a mi, de pequeño, me encantaba, era lo que mas anhelaba y esperaba en el año. Y es que era increíble, globos, amigos, familia, pataletas, pero sobretodo los regalos. He tenido muy lindos cumpleaños, mas aún de niño, pero el último que "celebré" fue cuando cumplí 16 en el 2005. Aunque también cuenta el del 2011 cuando cumplí 22, pero en mi día no quise hacer nada, salvo al día siguiente si me fui a tonear por fin de parciales. A medida que han pasado los años, mas detesto mi cumpleaños.

Si hago un recuento de las cosas, digamos que cuando cumplí 17 no quise nada, si no mal recuerdo eran vacaciones del colegio y me fui donde mi mamá, mas rato fui al Jockey a jugar en los videojuegos y volví a casa, estaban algunos de mi familia pero yo no quería nada... y en realidad: no quería nada, ni que me saludaran ni nada. No tenía nada que celebrar, al contrario... pero bueno (no sé si recuerdo haber ido a la iglesia, me parece que si).

 Cuando cumplí 18 recuerdo que era sábado, estaba en la academia, fui por la tarde a comer con mi mamá, luego luego a hacerme una "pedicure" ñauuu, y terminé yendo a la iglesia a celebrar mi cumple con el papá Dios (por cierto, hace mucho no piso una iglesia para una misa completa, siento que me quemaré o saldrá humo). Al salir de la Iglesia (y, creo, haber llorado un poco) me encontré con un amigo, creo que era Pancho y al final nos fuimos a casa de Manolo a jugar cartas y pasar mi cumple.

 En mis 19 fue un día para mi, para mi solo, me fui a comer algo rico, luego a la Iglesia a pedir por mi, mi hermano me llamó, luego hablé con mi mamá y la hice llorar un poco, estaba harto en realidad, me pongo muy alpinchista los 10 primeros días de octubre, relativamente. Pero lo disfruté, pasé mi día como quería.

 A los 20 regresaba en el Anconero y celebré mi cumple ahí, en la combi. Con música y todo el chongo, fue divertido pero igual, no quería hacer ni fiesta ni nada. Para aguafiestas ahí estoy yo... cagando-celebrando mi cumple, pero bueh.

 Cuando cumplí 21, en el 2010, salía de mi examen parcial de teoría musical II, me fue super bien. Igual, nueeeevamente no quería celebrar, solo fui a comer algo rico y ya, sanseacabó.

 Mis 22 fue con una cena con mi sobrina, mi hermano, su esposa y mi papá... yo no quería nada, nunca pido nada, pero ahí jodían con que deberíamos comer algo, SON HUEVADAS. Deberían respetar lo que uno quiere, y si no quiere celebrarlo pues ya! Pero bueno, estuvo rica la costilla...

 A mis 23 fue un sábado, todo planeadazo para meterse una juega pero... nop. Me la pasé haciendo trabajos de composición, mi papá de viaje, era el cumple perfecto, la estaba pasando solo, como me gusta, pero ándale... ahí estaba y que llega Silvana a sacarme de mi casa para hacerle un video a su flaco. Fue un día medio loco, por unos minutos claro, pero ya. Al final me llamó mi mamá, y yo pues siempre desganado en mi cumple, que me llega, soy quejón.

 Ahora cuando cumplí 24 la pasé tocando, ejectuando mi carrera, en el escenario con De Noche Salgo. Fue una experiencia bacán, pasarla tocando, no me gusta decir que es mi cumple ya que todos saludan y es una joda, pero fue una bonita sensación los abrazos y todo...

 Me dió un poco de pena ya que me la pasé chambeando, seguro mi papá quería comer conmigo, pasar un rato, pero soy bien aguafiestas, y me apena, me duele ser así pero ya está. Tiendo a quedarme solo siempre, y no es por sufrido ni nada, solo que así siento que debe ser. Pasan los años y tiendo a hacer eso en epocas festivas, celebro lo de los demás, salvo mi cumpleaños y navidad, donde me gusta estar solo, y creo que así seguirá siendo. Aunque siento que un día me va doler por como soy, pero siento que así hago menos daño... aunque me contengo muchas cosas solo debo abrazarme. A veces no me gusta que me expresen mucho su cariño la gente, pero me la aguanto.

1

Miedo

Posted by Goro on 4:48:00 a. m.
Summertime - Afro y Así by Goreux


Me he dado cuenta que este es mi mayor problema cuando toco, cuando quiero atreverme a hacer algo, cuando pienso y al final no lo hago: miedo.

El lunes fue el día que más veces escuche esa palabra, antes era "duda", pero ahora fue esta. Mientras estaba en clase de Ensamble de Latin-Jazz, el maestro Páez nos hablaba a cada uno, dando su opinión sobre el trabajo de los solos, hasta que me tocó a mí. Habló y me dijo: "suéltate chico, un solo debe fluir. La otra vez hablé con Noel (mi maestro de Bajo) y me contó: ¿Sabes? El problema de Goro es el miedo, y aparte un poco de flojera. ¿Te acuerdas de la tendinitis? (en si nunca dije que tenía tendinitis, solo un indicio jajaja) ¡No tenía nada! Solo es su miedo. Entonces, cuando solees, cuando toques: ¡suéltate! Libérate, deja la flojera (miedo en si) a la hora de tocar, no tengas miedo".

Luego de escucharlo, me sentí como que con "café cargado", me metieron mi chiquita, mi buena crítica constructiva. No le agarré coraje ni nada al maestro Páez, él siempre que dice algo, lo dice para el bien de uno mismo. Terminó la clase y yo pensaba en lo que me dijo, justo me tocaba clase con Noel. Hablé con él y le conté lo que me pasó en la clase, él me miraba y sonreía y sabía que estaba en lo correcto.

En la noche me tocó ensayo con la Big Band B en la PUCP, justo andábamos solfeando parte de "In the stone", y cuando me tocó a mi solo, Retes (el director) me dijo: "¡No tengas miedo!". En ese momento, vuelta volví a pensar y me dije: "Oe, ¿este es el día en el qué todos me dicen 'miedo' o qué?". Lo tomé a bien, y en realidad luego de tanto pensar en eso decidí escribir esto.

Realmente la vida, cuando quiere ser directa lo es. Desde que Joscha me mencionó lo de las "dudas" como que me puse a pensar, y realmente cuando toco a veces pienso tanto que no dejo que todo fluya, hasta en los Jammin's. Por pensar que me salga bien, se viene lo contrario: me equivoco en notas, no toco por no querer pasar roche, trasteo, etc. Como le dije a Noel: "a veces cuando estoy jammeando me doy cuenta de que tengo miedo de equivocarme, que a veces me trabo, que por miedo a no errar dejo de tocar esa nota o trasteo en vez de siquiera tocar una nota equivocada y corregirla al momento que venga".

¿Cómo solucionar mi problema? Lo que me agrada de mi (sin ser vanidoso) es que siempre me autocrítico y trato de que por tocar bien el ego no se me suba ni me crea superior a los otros. Pero a veces creo que me intimido demasiado, pienso que no la hago, arrugo antes de intentar, es mi timidez natural, porque si: SOY TÍMIDO. En si una de las primeras soluciones es practicar más, no procrastinar mucho y divertirme más de lo que ya me divierto tocando.

Si no fuera por mis maestros ni me fijaría, siempre me gusta que me critiquen cuando me equivoco, es bueno que lo hagan. Como decía Páez: cuando hablen mal de ti, está bien, que hablen... al final tu escuchas eso y puedes corregir lo que estés haciendo mal (si es que lo es, en este caso a la hora de tocar).

Algún día se irá ese miedo, o por lo menos se va cuando todo fluye, como el agua, como el scat, como el zapateo afroperuano...






0

Chau 20. Hola 21.

Posted by Goro on 1:18:00 a. m.

Me cuesta creer que ahora tenga que decir "tengo 21". Me suena raro, me suena extraño, me suena a algo que no pensé en toda mi vida.

Si decir que tenía 20 me resultaba extraño, imaginense ahora. Pero bueno, una nueva faceta en mi vida, mi primer año en la base dos y con hartas responsabilidades. Aún recuerdo que de chiquito decía "ya quiero ser grande, ya quiero ser mayor de edad"; creo que debí callarme ja-ja-ja.

Espero muchos nuevos retos en mi nueva edad, los 20 me dejaron cosas buenas, cosas malas, cosas para corregir y mas cosas por aprender. Mi primer gusto es que ya estoy dentro de una universidad y haciendo lo que mas me gusta.

A los 21 espero ser mas responsable, mas metido en lo mío, mas decidido, menos tímido. No cambiar mi lado entusiasta ni mi lado productivo (ese que cuando estoy haciendo algo nadie me para).

Queridos 20's, me resultaste un poco difícil, me cambiaste completamente la visión de ver las cosas, de los amores, de las amistades, de los pensamientos y de los sentimientos.

Conocí gente maravillosa a esa edad, gente que ahora quiero un montón. Y de lo aprendido me quedo con esto:

- Colecta UTPMP, gran experiencia para mi vida. El esfuerzo, la constancia, el agotamiento de lo vivido.

- Colecta de la Liga contra el Cáncer.

- Ingreso a la Escuela de Música PUCP.

- ProNavidad, una actividad que empezó con ayudar a un AA.HH. y terminó expandiendose por mas días ayudando a otros lugares, ahora con fuerza en ProAbuelitos.

- Los días con Música, los maestros, las escalas, las notas, la timidez antes del Jammin' y todo lo aprendido. Me di cuenta que en la escuela todos son mis maestros, desde el que dicta clases hasta el que se loquea soleando con cualquier instrumento o improvisando con su voz.

Me quedo corto de palabras, pero gracias papá por ser mi "papátrocinador" y a mi mamá por ser mi constante apoyo, no se que haría sin ellos dos.

Un agradecimiento especial a mi gran amiga-guía Mónica Gastelumendi, sin sus consejos no estaría donde estoy ni habría aprendido a cantar un poquito. También a Ricardo Zárate, mi maestro-amigo del Bajo que con paciencia y empeño me ha sabido llevar a las técnicas que se hoy.

Y en especial a todos mis maestros de la escuela, en especial a Maria del Carmen Espinoza (que me tiene una paciencia tremenda para enseñarme Piano) y a mi Sensei, mi maestro Miyagi, Josha Oetz, quien con determinación, disciplina y sabiduria ha hecho de mi una persona reflexionante para mi instrumento.

Ahhh, y no crean que me olvido de mis tuiteros, mi Gentwitta que me hace reír, renegar, vacilarme y hasta llorar. No se que sería de mi sin ustedes.

Gracias, y ahí voy "21".


0

Marcel

Posted by Goro on 3:15:00 a. m.

Hoy escribo para Marcel, un niño de tan solo 4 añitos que padece de un mal llamado Leucemia.

Todo empezó un 25 de julio, eran las 2pm y yo como siempre leyendo mi Twitter. En eso veo un tweet de @Daniishe, pidiendo urgente donantes O+ para un niñito de 4 años. Hubo una energía que me movió, le dije que yo era de este tipo de sangre. En seguida me mandó un mensaje directo para darme los datos de como ser de ayuda. Me comunique con Sandra, tía de Marcel, y me dijo todo lo que tenía que hacer. Ya era lunes y me acerque a la clínica a eso de las 6pm como había quedado con ella, fui recontra ayunado pero bueno. Al final no aceptaron que donara puesto que estaba sin comer. Igualmente dije que iba a donar, y asi sucedió.

El miércoles era 28, día de la patria, día de mi país que tanto quiero. Me levante a las 8am, me bañe y fui camino a la clínica. Llegue y me atendió una linda señorita, tuve que llenar unos datos previos a la prueba y donación. No les miento, tenía algo de miedo y temblaba porque le tengo cierta fobia a las inyecciones, pero se trataba de una vida, y eso es más importante.

Ya luego me tomó una pequeña muestra para saber si era del grupo O+, todo OK. Después me echó en una camilla, estire el brazo derecho y comenzo todo el proceso. Mientras me extraian la sangre sentía un burbujeo, casi me rio pero por suerte tenía una pelotita para aplastarla y asi la sangre pasaría más rápido. No pensé que fuera al toque, pero asi sucedió. Cuando terminó todo le pregunte donde estaba Marcel, me dijo que en el 5to piso.

Fui hacia el ascensor y luego a preguntar por él, me dijeron que estaba en una habitación y fui con la enfermera. De por si estaba aislado un poco, por suerte pude conocer a su mamá (lindisima persona). Lo salude, era tan pequeño y lindo que me conmovi en una. Hablaba con su mamá y ella me contó todo, no podía creerlo. Juro que se veia tan sanito y animoso, pero ni con el niño más sano se sabe.

Su mamá me contaba como fue todo, la notaba algo triste pero resaltaba una pequeña alegría. Me costaba creer que tan pequeño ser humano pase por esto, felizmente ahora está estable y mejorando.

No pude darle un abrazo o beso a Marcel, puesto que no tenía ni mascarilla ni nada, pero con solo saludarlo creo que me bastó. A veces uno piensa en morirse cuando hay otros que siendo mas pequeños se aferran a la vida. Tan inocente, tan puro, tan jugetón Marcel.

Le agradezco a su mamá por invitarme esa leche chocolatada y las galletas, y por su preocupación de que si me iba a desmayar o no. Ya me había despedido de ella y me agradeció, no tenía porque. Es lo menos que podía hacer por el pequeño, por mi que me quitaran más sangre pero no podía.

Espero que esto me sirva de lección de vida. Siempre los niños nos dan mejores lecciones que un maestro, puesto que son más espontaneos y son mas puros a la hora de hacer las cosas.

Marcel, gracias por darme el valor para donarte sangre, me cabreo con las agujas pero por ti estoy cambiando. Espero que te recuperes pronto y puedas jugar con tu hermanito, se que con la compañía de tu mamá y Dios mediante todo saldrá bien. Gracias por iluminarme con tu mirada, con tu movida de manos al saludarme y al despedirte. Me da gusto que tengas un buen paladar para las comidas, me resultaste comelón. Ojalá y la vida nos cruce mas adelante, eres un gran niño y trataré de rezar para que te sanes lo mas pronto posible.

Gracias Marcel por cruzarte en mi pobre vida, ya le diste mas sentido a mi existir.

PD: Gracias Dani por pasarme la voz y a Sandra por la atención y por acompañarme :).
 


1

La niña Tania

Posted by Goro on 2:02:00 a. m.

Estaba yo regresando a mi casa luego de pasarla bien con Lilo, y más gente del Twitter (mi gentwitta), de la Tuitertón. Andaba sentado en la combi como siempre mirando por la ventana. Hasta que de pronto sube una niña, de unos 9 años aproximadamente. Se sienta a mi lado y lo primero que hace es sonreír y reírse. Me pregunta inocentemente por mi cabello, yo con una sonrisa volteo y le digo que es así, que es natural. Ella me miraba con curiosidad, nunca quitando la sonrisa inocente. Me comenzó a conversar, como si nada. Yo tímidamente le respondía con "Si, bueno..." y cosas por el estilo. Hasta que le pregunté su nombre, "me llamo Tania" -me respondió-.

Luego le pregunte que qué hacía por la zona. Me dijo que terminaba de estar con su prima y se regresaba porque ya se habían terminado los caramelos para vender. Le pregunte de paso a donde iba y me dijo que hasta Colón, para luego ir a su casa que queda en Ancón. Me quede frío y sorprendido. Le consulte si no tenía miedo y me dijo valientemente que no. Después le dije que yo le pagaría el pasaje hasta Colón, que no se preocupara. Ella me dijo gracias, sonriendo como siempre.

Curiosamente le dije "¿cómo te vas hasta Ancón? Eso es lejos". Ella me dijo que se iba en un micro hasta allá, y que luego tomaba un mototaxi para subir el cerro. Ya no aguantaba, me había quedado atónito con lo que me contó, así que decidí pagarle su pasaje hasta donde fuera. Y pensar que ese viaje lo hace diariamente, y que ese día eran más de las 11pm y una niña de esa edad fuera de su casa, lamentablemente por tener que trabajar.

Me contó que estaba de vacaciones, que estaba en 4to año y que de grande quería ser veterinaria. Le encantan los Perritos y muy alegremente me dice "tengo 4 perritos". No le gustan mucho los Gatos, le pregunté si le gustaban los animales marinos como los Peces, o quizá los Delfines. No sabía que era un Delfín, suponía que las Ballenas se lo comían. Le explique un poco y me entendió. Me gustó como dijo que le gustaría ser veterinaria y su amor por los perritos. Me dijo que regaló algunos porque no alcanzaban en su casa. Lamentablemente tuve que cortar la conversación porque tenía que bajarme en el paradero para ir a mi casa. No sin antes felicitarla, motivarla un poco quizá para que siga adelante.

Cuento y escribo esta historia, porque varias semanas llevo en mi mente cosas así. Y la verdad que esa niña me alegró el día, fue como un empujón a crecer más y más. Me apenaba que con tan corta edad tuviera que regresar a esas altas horas a su casa. Quizá suelte un "niñas de esa edad deberían estar en su casa, nadie debería vivir así", pero no sé, me da mucho que pensar. Esas palabras quizá expresan algo mas no es la total solución.

Doy gracias a la vida por cruzarme con Tania, porque con su humildad y pureza me renovaron interiormente por unos minutos. Espero cruzármela de nuevo y quizá cuando tenga un trabajo apoyar para quitar a los niños de la calle, porque ese no es su lugar. Lo bueno es que me dijo que estaba en el colegio, y eso me alivia. Ojala y sea una gran veterinaria en un pronto futuro, el cual yo me encargaré de que continúe porque es lo mismo que hizo mi viejo.

Gracias Tania, quizá un poco difícil que leas mis palabras, pero gracias por acercarte a mi sin miedo, por hablarme y ablandarme sin temor. Por reírte conmigo, porque eso me encanta.

Gracias Tania, muchas gracias.

 



1

La Colecta Techera

Posted by Goro on 1:28:00 a. m.

Nunca imaginé que iba a ser parte de una colecta. Y pensar que hace más de 10 años quería estar ahí, pidiendo monedas para una colecta, porque era pequeño y pensé que era fácil.

La colecta de UTPMP se dio el 22 y 23 de Julio de 2010. Quizá una de las experiencias de vida que me han vuelto como que a observarme a mi mismo, a sentir mi esencia. Ahora contaré la historia:

Un día apareció un DM (mensaje directo) en mi Twitter, era de mi amiga Coralie; me estaba diciendo si podía colaborar siendo voluntario en la colecta de UTPMP. Le dije que me enviara todo por mail y le aseguré que la iba a apoyar el día jueves de 11am a 3pm. Me sentía confiado, hasta que el día jueves llegó. Chape mi combi, fui hacia mi destino que era en San Isidro, exactamente en Pardo y Aliaga con Conquistadores (una zona muy memorable para mi, por ciertas cosillas). Llegue y me encontré con Coralie, me saludó con una linda sonrisa y de pronto ya sentía la energía para empezar la jornada. Luego de un comentario gracioso de su hermano comencé lo que sería un lindo, divertido y agotador día.

No lo niego, empecé mal y un toque más y me desanimaba. Hasta que cambie de punto, me fui por un par de horas a la Av. Sta. Cruz con otra chica colaboradora. El primer donador fue un pequeño niño acompañado de su padre, me dio 50 centavos y yo le di su sticker respectivo. Luego ya empecé, comenzaron a caer las monedas y a fluir los stickers de los tantos Taxis y carros que pasaban. Hubo un momento donde nadie me daba ni un centavo, me sentía desanimado hasta que de pronto una señora para su carro en plena luz verde y me toca el claxon. Yo sonriente voy corriendo y me doy con la sorpresa que ¡eran 10 soles! Increíble pero cierto. Le di su sticker y me sonrió, después de esa ocasión todo pintaba mejor. Nunca faltaron las bromas con mi cabello, o cuando donaban me decían "esto es para la colecta y esto es para que te cortes el cabello".

No pensé que iba ser tan divertido y mate de risa, muchos me robaron una sonrisa, por ahí uno que otro se quiso pasar de gracioso, pero eso no me quitó las ganas de seguir en la jornada de la colecta. Luego fui hacia Pardo y Aliaga. Habían mas chicas colaborando y comencé a sentir el cansancio. No podía rendirme así que le di pa' lante. Pasó otra cosa espontánea: una chica en su taxi me pasó la voz y ¿qué creen? Pues si, me dieron otros 10 soles, y fue tan rápido el momento que ni sticker pude darle. Pero muy buena onda con su donación. Seguía llenando mi alcancía y ya se sentía el peso. En eso se me ocurrió subir a las combis, a ver que tal me iba. Me fue bien, hasta tuve la suerte de encontrarme con la mamá de Francesca (una de mis mejores amigas, a quien quiero como si fuera una hermana). Eso me motivo más y más. Ya se terminaba mi turno, pero decidí quedarme un poco más, y es que Coralie estaba desde temprano, lo menos que podía hacer era estar un toque mas apoyando. Quizá mi lata no fue la más pesada, pero eran como las 4:45pm y le dije que ya no daba más. Ella amablemente me agradeció y yo regrese a casa exhausto pero con una alegría en mi interior y una satisfacción que me renovó.

Al día siguiente estaba muerto, quise ir tempranito (7am) pero no la hacia. Fui a las 10:30am, me sentía bien y recuperado. Sin mentirles, fui a mi punto, pase unos cuantos semáforos a recolectar y comencé a sentir molestias en mi pantorrilla. Era molestoso y me sentía impotente. No quería desertar, pero a los 10-20 minutos tuve que regresar al punto y decirle a Coralie que sentía un desgarro en mi pantorrilla izquierda. Ella me agradeció y me dijo que no me preocupara. Yo en mi mente trataba de levantarme el ánimo, quizá ese día el físico me traicionó pero di todo lo mejor de mí y creo que mi intención es lo que cuenta.

De toda esta experiencia solo me queda decirles que:

- Los más humildes siempre colaboran, y no importa el tamaño de su moneda.

- Ponerte en la posición de otra persona te da una experiencia única en tu vida. Aprendes de lo que ves cada vez que sube una persona al micro a vender sus golosinas.

- Siempre habrá gente que te motiva no con palabras, sino con una sonrisa.

- Siempre que tu intención este sembrada, se cultivará una gran iniciativa y solo basta regarlas con mucho ánimo y ganas de hacerlo. No solo por ti, sino por alguien más.

Este post se lo dedico a la gente que colaboró con esta colecta. A Andrea, la chica que vendía sus maníes y habitas en pleno San Isidro, fue la imagen de humildad que me dio la vida ese jueves. A las 2 señoritas que pararon ante el tráfico para darme su donación, sin importar mucho lo que piense el conductor de atrás.

Pero especialmente va dedicado a Coralie, porque ella me dio la oportunidad de experimentar algo nuevo en mi vida, porque me llenó de energías para seguir y sobretodo porque fue muy comprensible y nunca desaparecía una sonrisa de su cara. Ni tampoco su característico "yei" a la hora que le colaboraban con una moneda. Gracias Cora, sin ti no hubiera habido un remezón dentro de mi para cambiarme el ánimo.

Los dejo con esta frase que leí en el FB de UTPMP: Diego Tang Voysest, voluntario de Un Techo para mi País comentó que hoy tuvo la mejor experiencia en el primer día de la colecta anual de Un Techo Para Mi País - Perú. Un señor que trabaja lustrando zapatos le dijo: "Yo te voy a ayudar porque ustedes me ayudaron a mi cuando vivía en un Asentamiento Humano", Diego le respondió: "Muchas gracias señor". El dijo: "No, gracias a ustedes".

 



0

Febrero

Posted by Goro on 10:56:00 p. m.

Meses como este quizá deberían durar más y no tan solo 4 semanas contaditas desde principio a fin.

Hace tiempo que no disfrutaba en plenitud un mes, quiza la mejor semana que viví fue la 2da (del 8 al 14), comenzando por ir mi primer concierto, a ver a The Cranberries.

Ese concierto me ha marcado la vida, empezando por la travesía de ir desde mi casa hasta el Monumental de Ate. Bajandome en las Begonias porque quería ir al baño y luego buscar un taxi que me quiera llevar hasta el óvalo de la Javier Prado para que vaya al espéctaculo que tanto estaba anhelando.

Ese lunes tuve una suerte tremenda, ningun taxi me quería llevar hasta que encontre uno que me llevó y me dejó en 20 minutos en mi destino, valió la pena pagarle 15 soles por tan buena travesía. Luego fui caminando en mis jeans, mis zapatillas verdes caña alta y mi polo negro de los Bulls de Chicago. 

Eran aproximadamente las 8pm, me regalaron un par de paquetes de Choko Soda heladitos, pero me los guarde para la regresada. Entré y la chica de seguridad preguntó por mi cabello, fue un mate de risa, siempre lo es con la melenaza que me mando. Entré a la zona Zombie, la gente iba llegando y yo buscaba mi posición ideal para el concierto. Miraba alrededor y la gente estaba ansiosa por el concierto.

(Anécdota graciosa) Justamente unos 5-10 minutos antes de que empezara me habla una chica y me dice que la gente no puede ver por culpa de mi cabello, yo le digo que tampoco podía ver pero ni modo. Viene otra chica y me dice si me puede mojar el cabello, tal vez eso ayude, yo caballerosamente cedí sin roches y funcionó efectivamente (la verdad, ya sabia que iba funcionar). La gente se rió y dijo un "yeee" rotundo y gracioso. Luego de eso buscaban un collet, una chica que estaba a mi lado me dio uno ya usadito y roto pero no importaba, yo dije que no me entraba pero la chica que me hablo de que no la dejaba ver me ayudó y fue un éxito rotundo, yo dije "esto nunca me lo imagine". Pero bueno, al final eso me empiló y todo eso era por Cranberries.

Sin duda que fue un conciertazo, rompí varios hielos y temores, pude conocer a un par de chicas super buena gente, sobretodo a Gaby que me pasa su música de Israel y es recontra paja jaja.

Al día siguiente me tocaban mis clases, yo estaba con toda la energía pero ese día tenia un concierto en el Peruano Japonés, tuve el agrado de ir con Miguel T. un tipazo, tuitero a más no poder. El concierto era del Jazz Jaus y la performance fue 100% buena, Mónica cantó espectacular, por eso es mi profesora y ahora mi amiga (te debo bastante Móni, gracias!). Con ese concierto aprendí más del Bajo y del Jazz, fue recontra agradable.

Los demás días fueron buenísimos, el 11 fue cumple de mi mamá y aunque no pude pasarlo con ella mi fin de semana no se nubló.

Creo que cuando uno se siente productivo y cumple sus sueños nadie lo puede parar, traslada eso a quien lo necesite y creeme que cumplirás mas que sueños...


Copyright © 2009 Suculenta endorfina, sustanciosa elocuencia All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.